Alimentos que parecen sanos… ¡Y son todo lo contrario!

El tema de alimentación resulta fundamental para cualquier ser humano y aún más porque se ha puesto de moda en los últimos años. Comer adecuadamente y lo necesarios nos dará los nutrientes que requerimos para estar en excelente condición física y mental para desarrollar de buena manera nuestras actividades del día a día, señala vivirsalud.com.

Si lo que quieres es aprender a comer correcta y sanamente, no hay nada mejor que ponerse en las manos de un buen nutriólogo para que sea él quien determine los elementos que integrarán la dieta a seguir.
Sin embargo, por recomendaciones u oídas decidimos incluir algunos elementos a nuestra alimentación simplemente por el hecho de que la mayoría los considera beneficiosos para el organismo, cuando en realidad no lo son.

Aceites vegetales
A diferencia de las grasas animales, se cree que estos aceites, por su consistencia líquida, son saludables. No hay que olvidar que éstos también poseen tres tipos de ácidos grasos: saturados, monoinsaturados y poliinsaturados, así que será mejor no abusar de ellos.

Pasta
Este alimento aporta aproximadamente unas 370 kilocalorías por cada 100 gramos, siempre y cuando se coma hervida, sin condimentos. Pero la pasta aporta al organismo hidratos de carbono, nada de minerales, ni fibras. Si la cocinamos con salsas y grasas, lo único que ingerimos es chatarra, lo cual se verá reflejado al momento de subir a la báscula.

Pan de caja
El pan blanco en realidad es mucho menos nutritivo que el pan que se venden en la panadería. Debido a que el trigo no se encuentra en estado puro, no hay aporte de vitaminas, ni fibras, y al ser fácil de digerir, puede haber en el organismo descompensaciones de azúcar e insulina.

Sopa de sobre
Todos sus ingredientes están deshidratados y aunque no son muy altas en grasas, contienen pocas vitaminas y minerales, sus niveles de sodio son muy altos y el exceso de sal puede provocar diversos daños en nuestro sistema.

Salsa de tomate
Aunque el ingrediente principal de esta salsa, como ya dijimos es el tomate, también está hecha con cebolla, hierbas, especias, vinagre y un alto contenido de azúcar. Aunque no se le considera un alimento dañino, por sus componentes, será mejor que las personas con gastritis se abstengan de consumirla, al igual que las personas diabéticas por los azúcares. Además, es un alimento altamente calórico, pues 100 gramos de esta salsa aporta 100 calorías.

Refrescos de dieta
Diversos estudios han comprobado que este tipo de sodas tienen altos niveles de sodio, algo que la gente desconoce y por el simple hecho de pensar que son dietéticas, aumentan su ingesta, sin saber que en realidad provocarán, a la larga, un aumento de peso.

Queso en rebanadas
Uno de los quesos que está prohibido perentoriamente cuando te sometes a una dieta es el llamado queso en rebanadas o también, queso tipo americano, pues en realidad no se trata de un producto natural, sino más bien es el resultado de un procedimiento industrial en donde se combinan una serie de ingredientes para su creación, lo cual incluye altas cantidades de distintos tipos de grasas, así como de sal.

Salsa de soya
La soya que encontramos en las tiendas deriva de un proceso químico, al cual se le integran diversos químicos que según estudios, aumentan los riesgos de padecer cáncer y causar defectos genéticos, además de contener altos índices de sal.

Maní
Su problema radica en que podemos encontrarlos en distintas presentaciones: fritos, con sal, con chile, entre muchas otras, ingredientes extras que eliminan todos sus beneficios. Lo que se recomienda es consumir algunos días de la semana un puñado de este fruto de forma natural.

Jugos
Un error que comete la mayoría de las personas, es ingerir jugos de frutas en lugar de refrescos para saciar la sed, pues al ser producto de algo natural creen que es más saludable.
Esto es un tremendo error, ya que al prepararlos, hay quienes agregan grandes cantidades de azúcar y los cuelan, por lo que no se consume la pulpa, el ingrediente que posee la fibra necesaria para poder bajar de peso. Aquí lo más recomendable es comer un buen plato de frutas y pensar beber un jugo ocasionalmente.

El secreto de la alimentacion sana

3 comentarios en “Alimentos que parecen sanos… ¡Y son todo lo contrario!”

  1. Este informe contiene verdades a medias y está fundado desde el prejuicio de la necesidad de ser delgado. Esto último lo veo en frases como » el ingrediente que posee la fibra necesaria para poder bajar de peso», el bajar de peso es un efecto colateral de la verdadera propiedad de la fibra que es regularizar el transito intestinal y eso es necesario para personas delgadas y no delgadas.
    Para colmo, casi toda las cosas nombradas no son saludables, es decir, todos sabemos que una gaseosa light no es saludable, o el queso en rebanadas, etc.
    Toda comida saludable trae considerablemente más beneficios a la salud que la comida que no lo es. Además contiene datos un tanto dudosos. Por ejemplo: El jugo de frutas no es saludable porque muchas personas le agrega azúcar y se saca la pulpa (?) Eso es como decir, es bueno matar porque muchas personas lo hace. El jugo de frutas es invaluable en nuestras dietas, pero el consumo debería contener pulpa y no azucares. Pienso que es necesario consumir responsablemente (alimento sustentable), con diversidad y con moderación.
    No hay trucos mágicos para estar bien, sino por medio de la dedicación y del consumo responsable.

  2. entre para ver las justificaciones de porque decían que no lo eran pero no encontré los motivos suficientes para decir eso en especial el juego que sea cual sea la fruta está contiene azúcar pro no es la glucosa es la sacarosa que es el azúcar natural que está presente en ellas deberían de ser más serios al publicar o tener una base científica con estudios y no nomas decir que es malo, además todos los aceites son más insaturados los vegetales y más sanos porque no contienen colesterol que sólo se encuentra en tejido animal, si esta mas saturado un aceite de hace más esposo hasta hacerse manteca, solo hay que equilibrar la comida y no comer todo lo que se vea verde o todo de en sólo tipo porque el cuerpo se descompensada yeso puede también provocar aumento de peso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba