Equidad y sustentabilidad, bases para el desarrollo de los paises

Después de la ultima cumbre sobre desarrollo sustentable, las Naciones Unidas preparan ahora el terreno para su siguiente gran movida: la puesta en marcha de una Agenda de Desarrollo post 2015.
Los contenidos, los eventos y los efectos prácticos esperados de esta agenda siguen siendo vagos. Pero ya se está generando la expectativa de que podría dar impulso al mundo para renovar su compromiso de ayudar a los países del Sur en su búsqueda de desarrollo económico y social. Además, es importante redefinir y reforzar el papel de liderazgo de las Naciones Unidas en la defensa del desarrollo con nuevas ideas y programas concretos en estos países.

Una agenda de desarrollo amplia de las Naciones Unidas es hoy aún más necesaria en la medida que los países en desarrollo enfrentan graves efectos y grandes incertidumbres resultantes de la situación de rápido deterioro económico de los países desarrollados.

Es posible que el proceso de la agenda de desarrollo dé lugar a una Cumbre de las Naciones Unidas enfocada en el tema, en 2014 o 2015.
La decisión de considerar en las Naciones Unidas una nueva agenda de desarrollo fue motivada porque se acerca la fecha final para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los cuales establecen objetivos que deben cumplirse en el año 2015 en torno al alivio de la pobreza, la educación, la igualdad de género, la salud materno-infantil, la estabilidad ambiental, la reducción del VIH/SIDA y la formación de una «Asociación Mundial para el Desarrollo».

En 2010 se celebró una cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en las Naciones Unidas en la que se pidió al secretario general Ban Ki-moon que presentara recomendaciones para avanzar en la agenda de desarrollo más allá de 2015. También se pidió a la Asamblea General que celebrara un «evento especial» en su 68ª sesión a partir de setiembre de 2013, para dar seguimiento a las acciones realizadas para alcanzar dichos objetivos.
Una de las expectativas es que en este evento especial la Asamblea General dará el visto bueno a una Cumbre para el Desarrollo en 2014 o 2015, con los términos de referencia sobre qué se debatirá en esa cumbre y qué debe lograrse.

Mientras tanto, la Secretaría de las Naciones Unidas ya está avanzando en la agenda de desarrollo. Se ha embarcado en tres cosas.
En primer lugar, un equipo de trabajo que comprende cincuenta departamentos y organismos de las Naciones Unidas presentó un informe a fines de junio sobre lo que el sistema de las Naciones Unidas considera que podría ser la nueva agenda de desarrollo.
El informe propone tres principios fundamentales (derechos humanos, igualdad y sostenibilidad) y cuatro dimensiones básicas (desarrollo económico que habilite la inclusión, sostenibilidad ambiental, desarrollo social incluyente, y paz y seguridad). También se identificaron cuatro grupos de «facilitadores», o factores clave que son necesarios para permitir que se avance en las cuatro dimensiones.

En segundo lugar, las Naciones Unidas están avanzando en la organización de ocho talleres mundiales, cada uno sobre un tema importante. Esto se complementará con las consultas organizadas por el PNUD en cincuenta países sobre lo que los gobiernos y la sociedad civil quieren en un programa de desarrollo de las Naciones Unidas.

En tercer lugar, el secretario general de las Naciones Unidas ha convocado a un grupo de alto nivel para que le asesore en la agenda de desarrollo. El 31 de julio Ban anunció que el grupo será copresidido por tres dirigentes políticos: el primer ministro británico David Cameron, el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, y la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf.

Entro los otros miembros del grupo de alto nivel figuran ministros, personalidades y expertos de Benin, Brasil, China, Colombia, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, Holanda, India, Japón, Jordania, Kenia, Letonia, México, Nigeria, Rusia, Sudáfrica, Suecia, Timor Oriental, Turquía, y Yemen.
Ban solicitó al grupo especial que elaborara una «visión de desarrollo, audaz, pero práctica» en el primer semestre de 2013. Esto se incluirá en un informe que el secretario general redactará para los gobiernos, para que sea considerado en un evento especial de la Asamblea General que se espera se celebrará en setiembre de 2013.

La agenda de desarrollo se perfila como el principal proceso de las Naciones Unidas de los próximos años. Esto es bueno, pero tendrá que abordar varias cuestiones pronto. Una de ellas es el vínculo entre su propio proceso y el seguimiento de Río+20, que incluye el establecimiento de objetivos de desarrollo sostenible (AGDR). ¿Los AGDR serán los sucesores de los ODM? ¿Cómo debe procesarse la interacción?

En segundo lugar, la agenda de desarrollo ¿será definida de manera restringida, como un mero conjunto de metas y objetivos nuevos, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio, o tendrá un marco más amplio, con principios, una estructura analítica y un plan de acción, con los medios necesarios para su realización?

En tercer lugar, ¿cuándo se involucrarán los gobiernos de los países miembros de las Naciones Unidas en el diseño de la agenda de desarrollo, sus planes de acción, objetivos y metas? ¿Y a través de qué proceso?.

Mientras la Secretaría y varios organismos de las Naciones Unidas ya han lanzado sus propios preparativos para la agenda de desarrollo, los gobiernos están programados para unirse a la acción recién a partir de setiembre de 2013. Esto resulta muy tardío dentro del proceso, especialmente si se supone que los países deben impulsar la agenda de desarrollo.

Por último, es importante que el contenido de la agenda de desarrollo sea el correcto. La inminente crisis económica mundial debe ser el núcleo y también deben estar incluidas las crisis social y ambiental. Deben abordarse los factores estructurales que dan lugar a las crisis, y no solo fijar nuevas metas y objetivos, como fue el caso con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba