Geoingeniería: bombardearán la estratosfera con partículas de sulfato para bajar las temperaturas y frenar el cambio climatico

volcan

¿Qué es la geoingeniería?. En las últimas décadas, un puñado de científicos creó planes grandiosos para luchar contra el calentamiento global: construir sombrillas en órbita, modificar las nubes para hacerlas reflejar más luz solar hacia el espacio, engañar a los océanos para que absorban más gases de efecto invernadero.

En un principio, sus propuestas fueron relegadas a los suburbios de la climatología. Pero ahora, en una vuelta de tuerca, algunos de los más prominentes científicos del mundo dicen que esas propuestas merecen una segunda mirada. Preocupados por una potencial crisis planetaria por el calentamiento global, estos líderes están convocando a los gobiernos y a los grupos científicos a estudiar formas exóticas de reducir el calentamiento y las ven como posibles planes alternativos si el planeta necesita un enfriamiento de emergencia.

La geoingeniería consiste, de manera resumida, en alterar el clima a gran escala y de manera deliberada, generalmente en dirección contraria a la que se está produciendo, es decir, conseguir que, a largo plazo, la temperatura global vaya descendiendo (y sin recurrir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, GEIs).

Un grupo de investigadores de Reino Unido realizará el próximo mes de octubre un experimento destinado a frenar el calentamiento terrestre. Los científicos bombearán agua a un kilómetro de altura con una manguera en suspensión, para hacer llegar partículas de sulfato a la estratosfera. Esta prueba, que cuenta con un presupuesto de 30.000 dólares, parte del proyecto Stratospheric Particle Injection for Climate Engineering (SPICE), está inspirada en la erupción del Monte Pinatubo, que refrigeró la Tierra 0,5ºC durante 18 meses. Las nubes de sulfato podrían provocar una bajada de las temperaturas de forma casi instantánea.

La idea no es nueva, y de hecho circula entre los científicos desde la erupción del volcán Pinatubo en 1991. La erupción emitió cenizas a la atmósfera, que bloquearon la radiación solar, e hicieron que las temperaturas globales descendieran medio grado al año siguiente. Ello hizo que ya desde entonces, científicos y economistas muy conocidos, como el Nobel Tom Schelling, comenzaran a discutir la idea de utilizar la geoingeniería como alternativa a la reducción de emisiones, o para ‘comprar’ tiempo para desarrollar tecnologías de reducción de emisiones suficientemente baratas.

Tendencias21:

Las pruebas de octubre se centrarán principalmente en si el diseño de los artilugios necesarios para el proceso, el balón y la manguera, servirá para liberar las partículas que reflejan la luz del sol.

En un campo de aviación en desuso en Norfolk, Inglaterra, un dirigible de helio elevará una manguera a un kilómetro de la tierra. Un dispositivo de lavado a presión bomberá 1,8 litros de agua por minuto, hasta un máximo de 190 litros, que se evaporarán o que caerán al suelo. Los investigadores monitorizarán el resultado de la prueba, y utilizarán los datos obtenidos para diseñar un sistema que permita enviar agua a 20 kilómetros de altura.

2 comentarios en “Geoingeniería: bombardearán la estratosfera con partículas de sulfato para bajar las temperaturas y frenar el cambio climatico”

  1. Pingback: Cómo un volcan artificial puede ayudar a mitigar el calentamiento global | Ecologia y medio ambiente | Diario Ecologia

  2. Pingback: Miles de millones de personas bajo amenaza de muerte por la geoingeniería | Noticias de ecologia y medio ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba