La leche materna es el alimento más ecológico, barato y nutritivo

La leche materna tiene todo lo que necesita el bebé. Es tan buena que el bebé no necesita nada más. Tiene todas las vitaminas, las grasas y las proteínas que necesita el bebé en cantidad exacta. El bebé es más sano y tiene más defensas. Contiene carbohidratos, lípidos, proteínas, calcio, fósforo, vitaminas, factores de crecimiento y sustancias que hacen de este alimento el alimento completo para niñas y niños. Tambien es ecológica porque su producción no contamina en ningún momento el medio ambiente.

Es conocido que la lactancia materna tiene innumerables ventajas para la madre y para el bebé. Se ha demostrado que reduce la frecuencia de cáncer de ovario y mama, además causa una mejor vinculación entre madre e hijo, es cómodo, higiénico y económico. Para el niño significa un vínculo ideal con su madre además de ser un alimento perfecto para sus requerimientos en calorías y demás componentes, es de una digestibilidad óptima, es higiénico, aporta inmunoglobulinas para mejorar su inmunidad y tolerancia. Ahora bien, la elaboración de leche materna depende de un sofisticado mecanismo fisiológico estimulado por influjos hormonales que actúan sobre las mamas durante el embarazo y después del parto. Durante la gestación, los elevados niveles de hormonas femeninas provocan un aumento de volumen y peso de las mamas; después del parto, al expulsarse la placenta, el nivel de estrógenos declina y cesa el freno que ejercían sobre la acción de la prolactina. Entonces, esta hormona estimula los alvéolos mamarios y es la principal responsable de la subida de leche, que tiene lugar entre dos y cuatro días después.

Pero, para que el pecho siga funcionando es preciso que se mantengan altos niveles de prolactina, lo que se logra en parte debido a que la succión del pezón produce un reflejo que induce a la hipófisis a liberar dicha hormona, pero sobre todo gracias al vaciado completo y frecuente del pecho.

Aún así, en ocasiones, existen factores que afectan la continuidad de la lactancia como el stress materno o alguna enfermedad materna que requiera de drogas complejas o cuadros infecciosos en la mamá y el niño.

Es posible que una madre deje de tener leche si es sometida a una sobrecarga emocional importante, al igual que si sus condiciones anatómicas no son favorables ( pezón umbilicado) y si el niño tiene dificultad para extraer la leche.

Cuando esto sucede es difícil revertirlo, pero algo puede ayudar la psicoterapia y medicamentos que puedan favorecer la lactancia ( Sulpiride).

Existen madres que además de la leche materna le dan relleno al bebé, esto no es recomendable, ya que el niño no tolera de igual forma la leche artificial. Además se corre el riesgo de que el niño se acostumbre al relleno y deje definitivamente el pecho antes de tiempo.

Al comienzo de la lactancia materna todo es un poco caótico. La madre se angustia porque el bebé llora y mama todo el día; luego viene un período de adaptación que sucede por lo general dentro del primer mes, en que el niño solo se va haciendo un horario cada 3 o 4 horas. Respecto a este punto, no se debe ser estricto en ello y se debe seguir con el ritmo del niño. Para saber si se está alimentando bien, se nota con la actitud y el peso periódico en sus controles de niño sano.

Durante la lactancia, la madre debe alimentarse en forma equilibrada sin excederse para no engordar mucho, debe tomar mucho líquido y preferir alimentos frescos y sanos sin condimentos pesados ni causantes de flatulencia.

Generalmente todo se da en forma muy natural. El niño decide cuando dejará de mamar y es raro que pase el año, pero en ese caso debe indicarse la suspensión del pecho.

El principal cuidado que la madre durante la lactancia materna es sobre sus pezones, ya que pueden presentarse heridas e irritaciones ( grietas) que son muy dolorosas. Debe limpiarlos con agua con bicarbonato para evitar hongos y usar cremas cicatrizantes si tiene heridas. El lactante debe estar sano, con la boca sin hongos y en ese caso el pediatra debe indicar tratamiento.

Cómo se Produce la Leche Materna: El seno es una glándula compuesta principalmente por tejidos conjuntivos y adiposos que brindan soporte y protección a las áreas productoras de leche del seno. La leche se produce en pequeños grupos de células denominados alvéolos. La leche viaja a través de conductos galactóforos hacia los senos galactóforos, que actúan como depósito de reserva. Estos senos están ubicados detrás de la areola, el área pigmentada que se encuentra alrededor del pezón.

Amamantar con éxito no tiene nada que ver con el tamaño de sus senos o de sus pezones. El tamaño de los senos es una característica hereditaria y está determinado por la cantidad de células adiposas que usted tiene. Los senos se agrandarán durante el embarazo y la lactancia. La lactancia es un proceso de oferta y demanda. Por lo tanto, ¡cuanto más le dé de mamar a su bebé, más leche producirá.

Beneficios de la leche materna:

  • Siempre está a punto, no hay que preparar biberones y está a la temperatura adecuada.
  • Es gratuita.
  • No existen los errores en la dosificación ni preparación de las tomas.
  • No se contamina porque no hay manipulación de la misma.
  • Tiene la composición ideal para el bebé y se adapta, variando la proporción de nutrientes, a medida que el niño crece; también cambia la proporción de nutrientes durante el día y es distinta al principio y al final de la toma.
  • Es rica en hierro que se absorbe mejor que el de la leche artificial y su proporción de calcio/fósforo es más adecuada.
  • El bebé la digiere muy bien, prácticamente sin problemas.
  • Los bebés que toman pecho padecen menos estreñimiento.
  • Protege al niño de infecciones (bronquitis, gastroenteritis, otitis, meningitis) porque la leche materna es rica en inmunoglobulinas (defensas que la madre pasa al bebé).
  • Protege de la muerte súbita del lactante.
  • Protege de enfermedades futuras: asma, alergia, obesidad, diabetes, colitis ulcerosa, Crohn, arterioesclerosis e infarto de miocardio.
  • Favorece el desarrollo intelectual y de la visión ya que la leche materna es rica en ácidos grasos de cadena larga llamados LC-PUFA que es un componente muy importante de la membrana que recubre a las neuronas y de la retina.
  • Los bebés alimentados al pecho tienen menos caries y deformaciones dentales.
  • Fortalece le vínculo emocional madre-hijo.
  • Es un momento muy placentero y gratificante para la madre y el bebé.
  • Las madres que amamantan pierden el peso ganado durante el embarazo con más facilidad.
  • Favorece la involución uterina tras el parto (ayuda a que el útero, que ha crecido tanto durante el embarazo, vuelva a su tamaño normal).
  • Existe menor riesgo de anemia, depresión e hipertensión después del parto.
  • Retrasa la ovulación
  • Las madres que lactan tienen menos incidencia de cáncer de mama y ovario.
  • Protege contra la osteoporosis.
  • Debido al menor número de enfermedades en los niños que toman lactancia materna ocasiona menor gasto sanitario y de recursos públicos.
  • Menor absentismo laboral de los padres por la menor incidencia de enfermedad en sus hijos.
  • Ayuda a la economía familiar, reduciendo el gasto en alimentación (no hay necesidad de comprar leche ni biberones o tetinas).
  • Es ecológica: no necesita fabricarse, envasarse ni transportarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba