Multinacionales y las que contaminan no quieren saber nada del cambio climático. Pagan millones para que se haga silencio

El cambio climático ya no es un escenario distante y futurista de ecologistas compasivos pero un poco pirados, sino una amenaza inmediata avalada por datos científicos, aunque no suficientemente publicados. Hay enormes intereses industriales, bancarios, de gobiernos, de grandes multinacionales, que polucionan la atmósfera casi impunemente, de petroleras, mineras, químicas… Para todos ellos, ”aquí no pasa nada. Esa mentira la inventan y remueven las organizaciones de la izquierda…”.
Ya no importa donde vivas, es imposible escapar de la globalización. La única salida, es informarse para poder elegir con conciencia antes de comprar.Comenzar a cultivar y a fabricar tus alimentos, reducir el consumo de petroleo y sus derivados, reforestar, comprar lo necesario, escuchar tu voz interior en vez de la voz de la publicidad…son pequeños paso para escapar de grandes monstruos.
Según Nicholas Stern, que también fue Jefe de Economistas del Banco Mundial, los niños en las comunidades más pobres del mundo son los más vulnerables a este fenómeno. Ellos ya están viendo los efectos del cambio climático a través de la malnutrición, las enfermedades, la pobreza, la desigualdad y el aumento de conflictos bélicos, el hambre y en definitiva, un aumento en las tasas de mortalidad infantil.

El International Food Policy Research Institute (IFPRI) ha hecho público un informe detallado sobre el impacto del cambio climático en la agricultura en el mundo. Su conclusión es que, sin considerar los efectos del cambio climático, cerca de 113 millones de niños por debajo de los cinco años de edad sufrirá de malnutrición para 2050. Si se suman los efectos del cambio climático, esta cifra aumentará inexorablemente en 25 millones.
El ataque contra los científicos que apoyan la idea de que el cambio climático está causado por el hombre ha aumentado en ferocidad desde la filtración de miles de documentos sobre el tema de la University of East Anglia.

Los think-thank que apuestan por el mercado libre y no admiten que haya un cambio climático, como la Atlas Economic Research Foundation en Estados Unidos y la International Policy Network en el Reino Unido, han recibido de la compañía multinacional de la energía ExxonMobil fondos que totalizan cientos de miles de libras. Ambas organizaciones han dotado económicamente seminarios internacionales en los que se reúnen negacionistas del cambio climático procedentes de todo el mundo.

El gas de efecto invernadero (GEI) que más contribuye al cambio climático es el dióxido de carbono (CO2) y la quema de combustibles fósiles es el método de producción de energía que más emisiones genera. La conclusión es clara: las petroleras, las plantas que funcionan con carbón y, en menor medida, la generación de energía mediante gas natural, son los negocios que más contribuyen al cambio climático. Por desgracia, son empresas que tienen mucho poder, que, en algunos casos, incluso controlan políticos, así que no va a ser fácil que admitan su culpa y traten de ayudar en este reto al que se enfrenta la humanidad.
Empresas, países, políticos, todo está relacionado

Así, las multinacionales del petróleo y del automóvil, las empresas del carbón (y los países exportadores), países de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), que son Arabia Saudita, Irak, Irán, Kuwait, Venezuela, Argelia, Angola, Ecuador, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, Libia y Catar, curiosamente países que salen constantemente en las noticias por una u otra causa, son los que más emiten.
También cabe mencionar a Estados Unidos, no por exportador, sino por dependiente del petróleo y por las presiones que recibe de empresas petroleras como Exxon.
Por último, hay que mencionar a las compañías eléctricas que poseen centrales térmicas de carbón (aunque éstas sí tienen la posibilidad de adaptarse impulsando las energías renovables y limpias) y a las que dependen del petróleo para fabricar sus productos, como algunas empresas químicas o productores de plástico, entre otras.

1 comentario en “Multinacionales y las que contaminan no quieren saber nada del cambio climático. Pagan millones para que se haga silencio”

  1. Pingback: Obama: Negar la existencia de calentamiento global es como decir que la Luna está hecha de queso | Noticias de ecologia y medio ambiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba