Negocios: diseño ecológicamente inteligente

Por: AZAHARA GARCÍA MORUJO. La filosofía del «Cradle to cradle» (de la cuna a la cuna, en español) propone una transformación de la industria basándose en el diseño ecológicamente inteligente.
La idea no es tanto que la producción económica tenga que disminuir.
Lo que proponemos es que debemos producir de otra manera.
¿En qué consiste producir de otra manera? La idea es sencilla, se trata de utilizar materiales reutilizables o que se puedan reciclar facilmente sin que pierdan calidad.
Uno de los pioneros en seguir los dictámentes del cradle to cradle es el Hotel Empúries de España.
El del hotel, es el primer spa de Europa que está construido enteramente con materiales reciclados o reciclables, aprovecha el agua de lluvia, utilizan placas solares para abastecerse de energía y sus tejados están cubiertos por plantas que protegen del calor y el frío.

Materiales reciclados para ropa reciclable

Los polares, chaquetas y chalecos de la marca Patagonia están fabricados a partir de materiales reciclados. Además, a traves de su programa Common Threads Initiative, la empresa intenta hacer más sencillo el camino hacia su lema de «Reduce, reutiliza, repara y recicla».

¿Cómo? Primero, instando a sus clientes a comprar aquello que realmente necesiten. Segundo, donando todos sus excedentes a organizaciones benéficas para que la ropa no acabe amontonada en un almacén. Tercero, arreglando las prendas más desgastadas de sus clientes para que las sigan utilizando y, por último, recogiendo la ropa que ya no se utilice para reciclarla y crear nuevos modelos.

No lo tires, repáralo

Una de las máximas de la obsolescencia programada es que un producto no puede ser reparado, o mejor dicho, la reparación debe resultar tan costosa que el consumidor prefiera comprarse uno nuevo.

Contra este principio intenta luchar Kyle Wiens, que desde 2004 promueve la reparación «hazlo tú mismo» de toda clase de artículos. En su página web, IFixit, podemos encontrar una amplia variedad de manuales que nos permitirían arreglar casi cualquier cosa: desde un coche, hasta una cámara de fotos, pasando por un IPhone o una tostadora.

La idea básica que defiende Wiens es que reparar es mucho más ecológico que reciclar y, además de ser bueno para el planeta, también lo es para el bolsillo del consumidor.

El decrecimiento como forma de vida

El decrecimiento nace como crítica al crecimiento ilimitado en un mundo con recursos limitados. La tesis defendida por sus partidarios es sencilla, debemos vivir con menos, pero vivir mejor, y el camino para conseguirlo pasa por reducir los niveles de producción y consumo.

Estos y otros pasos a seguir, como reducir las dimensiones de las infraestructuras productivas, administrativas y de transporte; primar lo local frente a lo global; u optar por la la sobriedad y la simplicidad voluntaria.

Reparar, reciclar, frenar el consumo… todo vale para luchar contra la obsolescencia programada. Y tú, ¿cómo lo haces? Comparte con nosotros tus iniciativas. También puedes a través de Twitter utilizando el hashtag #YoNoTiro

1 comentario en “Negocios: diseño ecológicamente inteligente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba