Costa Rica decretó cero tolerancia al aleteo de tiburón

laura-chinchilla-diarioecologia

Gracias a la iniciativa de la organización ambientalista Pretoma, liderada por Randall Aráuz, la presidente Laura Chinchilla y los ministros de Ambiente, Agricultura y Seguridad firmaron decreto que prohíbe el aleteo, la importación, el transporte y la portación de aletas en Costa Rica.

Costa Rica dio un paso histórico hoy en la protección de los recursos marinos al firmarse el decreto de “Prohibición de aleteo de tiburones, de importación de aletas y de transporte, trasiego y portación de aletas dentro de una embarcación en aguas jurisdiccionales de Costa Rica”, el cual implica cero tolerancia para el aleteo.

Chinchilla dijo que el mensaje “es de cero tolerancia con el aleteo de tiburón”, al reconocer Costa Rica tiene un rezago en la protección de sus mares y que esta será la bandera de ahora en adelante.

“Este decreto nos permitirá ponerle un alto a la pesca de tiburones en aguas jurisdiccionales de Costa Rica para utilizar sus aletas, así como al trasiego de aletas ya cortadas, lo cual es intolerable para un país que defiende sus recursos naturales”, dijo, por su parte, Castro Salazar.

Además de prohibir el aleteo y la importación de aletas, el decreto firmado establece que se cancelará la licencia de pesca al responsable o dueño de la embarcación, extranjera o nacional, que descargue, transporte, importe, trasiegue y porte dentro de la embarcación aletas de tiburón.

“Se estima que en Costa Rica se pescaron entre 350 a 400 mil tiburones en el año 2011 con el fin de usar las aletas y esto hay que pararlo, mientras que a nivel mundial la cifra asciende a 73 millones de tiburones anuales”, advirtió José Lino Chaves, viceministro de Agua y Mares, quien será uno de los encargados de que este decreto se cumpla.

La firma del mencionado decreto tuvo como testigo de honor al líder empresarial británico Richard Branson, propietario del Virgin Group, un consorcio de 360 empresas alrededor del mundo.

“Este es un día histórico porque tenemos que proteger los océanos y Costa Rica debe ser líder en esto” expresó el empresario, quien anunció que apoyará una campaña mundial para la protección de los mares.

El aleteo de tiburón es una práctica insostenible desde el punto de vista ambiental, económico y social, agregó Castro.

Desde el punto de vista económico, la captura del tiburón para aleteo da lugar a un verdadero desperdicio del recurso, pues se utiliza solo entre el 2 a 5% de la masa corporal (la aleta) y los tiburones son lanzados vivos al mar.

Desde el punto de vista social, también hay una afectación por causa del aleteo, pues el tiburón es comestible y muchas de las poblaciones costeras lo consumen, pero se les priva de este alimento al lanzar en alta mar los cuerpos “desaleteados” para tener más espacio para las aletas en las bodegas de las embarcaciones.

Además, al diezmar las poblaciones de tiburón, los pescadores de subsistencia deben navegar muchas más horas en busca de alimento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba