Tú eres Medio Ambiente

No podemos obviar que nuestros actos tienen repercusión en quienes nos rodean, en cuanto nos rodea. Todos formamos parte del medio en el que vivimos y todos somos responsables de su deterioro, de su protección y su rehabilitación. La celebración de este Día Mundial del Medio Ambiente, debe servirnos para hacer una serie de reflexiones. Porque nuestra responsabilidad no se puede delegar solo en las administraciones, en el papel de determinados colectivos o en cualquiera de nuestros vecinos. Necesitamos seguir viviendo en las mejores condiciones. Además es en nuestro entorno donde reside la clave a muchas dificultades actuales.

Tenemos aquí, oportunidades para salir de esta crisis y debemos aprovecharlas. Somos ricos en recursos naturales endógenos de gran valor, que adquieren más importancia, si cabe, en este tiempo de carestía: el plan de movilización de biomasa, los aprovechamientos forestales, las energías renovables, etc. Recursos que son capaces de generar riqueza y nuevo empleo vinculado al medio rural. Es una responsabilidad avanzar en la «Economía Verde», y una responsabilidad también garantizar un desarrollo sostenible.

Es el medio natural, los bosques y montes, donde se esconde y se guarda la vida más salvaje. Es también una de nuestras señas de identidad. Somos conscientes de que su existencia garantiza la nuestra como humanos. De hecho esta premisa no invalida la defensa, la protección y el desarrollo de la actividad económica. Todo lo contrario. La actividad en el medio rural o en nuestros espacios naturales garantiza y justifica el cuidado y la atención de todo el territorio. Y lo hacemos con las herramientas que tenemos en la mano, con la voluntad de favorecer la calidad de vida, mejorar la prestación de los servicios públicos y contribuir a esa sostenibilidad. Es en el medio más natural donde se genera la materia prima imprescindible para nuestro abastecimiento. El medio ambiente nos provee de los productos que cubren las necesidades de consumo en tiempo, forma y calidad.

Sepan además que es más una necesidad que una obligación tener que reciclar las basuras que generamos. Es una responsabilidad de todos como ciudadanos, de las administraciones y de quienes se dedican a gestionar los residuos para su valorización, para su reaprovechamiento. Porque la construcción de nuevos vertederos y el sellado de los existentes tiene un elevado coste económico, pero sobre todo, y esto no es cuantificable, el precio que tiene para nuestro entorno. Aquí tenemos mucho trabajo por delante, mucho por mejorar. También aquí, aunque no lo parezca a simple vista, hay actividad y se genera empleo.

La celebración de este Día debe servirnos para entender que nosotros somos Medio Ambiente, que éste vive en cada uno de nosotros. Que su futuro está en nuestra mano, que debemos respetar su viabilidad, su sostenibilidad y garantizar el futuro del que es nuestro mayor valor de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba