Video: La alfombra mágica del siglo XXI funciona con energia solar

1carpet2-diarioecologia.jpg

La historia fantástica de Aladino puede tener una nueva versión científica. La alfombra mágica, creada en un laboratorio de la Universidad de Princenton, en los Estados Unidos, es un proyecto que saltó a la realidad de manos de Noah Jafferis, quien se inspiró en un estudio matemático.

Hecha de plástico inteligente, vuela a la velocidad de un centímetro por segundo mediante ondas de energía eléctrica que empujan delgadas bolsas de aire por debajo, desde la parte frontal hacia la trasera.

El prototipo volador, presentado en la revista especializada Applied Physics Letters, tiene una medida de tan sólo diez por cuatro centímetros . No obstante, mejoras en el diseño podrían aumentarla hasta un máximo de un metro por segundo.

El profesor James Sturm, quien dirigió el grupo de investigación basado en la idea de Jafferis, admitió que el proyecto parecía temerario. «Lo difícil era controlar el comportamiento exacto del dispositivo, ya que se deforma a altas frecuencias», explicó.

«Nos era difícil alimentar con corriente para conseguir la propulsión correcta, sin tener la capacidad de predecir el modo exacto en que ésta se haría ondulante», agregó.
El problema se solucionó con la colocación de sensores en cada parte del material con el fin de ajustar su funcionamiento a través de una serie de reacciones complejas.

Sin embargo, Jafferis y los coautores del proyecto son cuidadosos en mantener la palabra ‘volar’ entre comillas, porque el artefacto tendría más en común con un aerodeslizador que con un avión.

«Se tiene que mantener cerca del suelo», advirtió Jafferis, debido a que el desplazamiento de las ondas a través de la lámina necesita del impulso proveniente de las bombas de aire de la parte trasera.

El investigador está trabajando en la creación de una fuente de energía solar que le podría permitir desplazarse libremente a través de distancias grandes. La ventaja de este tipo de propulsión es que no hay partes móviles, como engranajes que se rocen entre ellos.

En cualquier caso, todavía falta mucho para que, con los materiales existentes, una «alfombra mágica» sea lo suficientemente potente como para transportar a una persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba