La sexta extinción: Estamos al borde de otra extinción masiva de especies

especiespeligro.jpg

Nuestro planeta va camino de la sexta extinción masiva de muchas especies animales debido a la deforestación, las alteraciones del suelo, el cambio climático y la acidificación de los océanos.

Los científicos están en alerta, dado que varias especies en todo el planeta están desapareciendo a un ritmo anormalmente rápido: los humanos han alterado el paisaje de la Tierra en formas fundamentales. Al cazar animales en peligro de extinción, talando amplias franjas de la selva, transportando las especies de su hábitat natural a nuevos continentes, librando miles de millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera y a los océanos y transformando el clima, la humanidad ha empujado a muchas especies al borde del abismo: las tasas de extinción de hoy en día son demasiado elevadas.

Las especies se están extinguiendo 10 veces más rápido de lo que los biólogos pensaban antes y el mundo está al borde de la sexta gran extinción, según un nuevo estudio.

En el mencionado estudio, publicado en la revista ‘Science’, se afirma que las especies de plantas y animales están desapareciendo por lo menos 1.000 veces más rápido de lo que lo hicieron antes de la aparición de los humanos.

De acuerdo con el estudio, por cada millón de especies están desapareciendo entre 100 y 1.000 al año, sobre todo debido a la destrucción de su hábitat causada por la actividad de los seres humanos y al cambio climático. Mientras la tasa de mortalidad anterior a los humanos era de aproximadamente 0,1 especies perdidas por millón y año.

Una de las conclusiones del estudio es que el mundo está “al borde de la sexta extinción” masiva. En la historia de la Tierra en por lo menos cinco ocasiones las extinciones masivas acabaron con la mayor parte de la vida sobre la faz del planeta.

Aunque esas desapariciones de vida pueden ser el resultado de la caída de un asteroide o de un meteorito, la peor extinción masiva, que ocurrió hace unos 252 millones años y destruyó el 90% de la vida en la Tierra, fue causada por microbios generadores de metano. Estos microbios producen el mismo efecto que el cambio climático: un aumento brusco de las temperaturas y la acidificación de los océanos. Ambos fenómenos se puede observar hoy en día debido al calentamiento global.