Aires acondicionados, enfrían la casa pero calientan el planeta

1_aire acondicionado diarioecoloia.jpg

Para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de dos grados Celsius y mantener a raya el cambio climático, se requiere una serie de acciones urgentes sobre un grupo de sustancias químicas cada vez más utilizadas en productos como equipos de aire acondicionado, refrigeradores, equipos de extinción de incendios y espumas aislantes.

Estas sustancias químicas, conocidas en su conjunto como hidrofluorocarbonos (HFC), se están popularizando como reemplazo de otras que ya han sido eliminadas o están en proceso de total eliminación para proteger la capa de ozono (la pantalla externa de la Tierra que filtra los niveles peligrosos de radiación solar ultravioleta).

Un informe publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) señala que, para 2050, los HFC podrían ser responsables de emisiones equivalentes a entre 3,5 y 8,8 gigatoneladas (Gt) de dióxido de carbono, una cantidad comparable al total actual de las emisiones anuales derivadas del sector transporte, estimado en cerca de 7,6 Gt.

Achim Steiner, subsecretario general de la ONU y director ejecutivo del PNUMA, recordó que en los últimos 20 años gracias al esfuerzo y la cooperación internacional se logró eliminar los químicos originales usados en estos equipos y que eran conocidos como CFC. En 2010 fueron oficialmente suspendidos en todos los países del mundo y reemplazados por los HFC.

«Sin embargo, mientras los países avanzan en la eliminación de los CFC, un nuevo desafío emerge rápidamente: los HFC. Aunque estos productos químicos sustitutos de los sustitutos no causan casi ningún daño a la capa de ozono, constituyen en sí mismos potentes gases de efecto invernadero”, señaló Steiner.
Según el informe del PNUMA, existen alternativas ligadas a soluciones tecnológicas que permiten comenzar a abandonar el uso de los HFC más potentes en la actualidad.
Los HFC, junto con el CO2, el metano y otros gases, están controlados por el Convenio Marco de Lucha contra el Cambio Climático de las Naciones Unidas, y su Protocolo de Kyoto.

Via: elespectador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba