El cambio climático podría acabar con la «blanca Navidad»

CLIMA-NAVIDAD

Las posibilidades de una blanca Navidad en las regiones más templadas del hemisferio norte han disminuido en el último siglo debido al cambio climático y seguirán decreciendo para 2100, según los expertos en clima y meteorología.

A pesar de que las grandes nevadas garantizarán los copos en muchos lugares de Asia, Europa y el Norte de América, un aumento de 0,7 grados en las temperaturas mundiales desde 1900 y las proyecciones de mayores aumentos sugieren una tendencia inexorable.

La probabilidad de nieve en Navidad es realmente más baja que hace 50 años pero va a convertirse en más extraña aún en muchos lugares para la segunda mitad del siglo.

En Berlín, situada al norte de Alemania, las probabilidades de que haya nieve en el suelo al final de diciembre han caído desde un 20 por ciento hace un siglo a 15 por ciento en 2008, mientras que en 2100 serán de sólo un cinco por ciento, según los expertos.

La última nevada en la capital de Alemania fue en 2001 y según las estadísticas este año tampoco nevará.

En ciudades más cercanas al mar, como Londres, y en climas continentales como París, la nieve en Navidad es ahora bastante infrecuente pero lo será aún más en 100 años, según el científico. Este año ninguna de estas capitales vestirá de blanco para celebrar la Navidad. Las evidencias continúan acumulándose y apuntan al cambio climático como culpable. Las emisiones de gases, principalmente de dióxido de carbono, se han incrementado en un 70 por ciento desde 1970 y podrían doblarse nuevamente para 2050, en el peor de los casos. Este aumento traerá más inundaciones, olas de calor, grandes tormentas y aumentará el nivel del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba