El entrañable motivo por el que los perros lloran al ver a sus dueños

Los perros son con total seguridad el animal predilecto para el ser humano. Sin embargo, en los últimos años han aparecido todo tipo de seres en los hogares que acompañan a las personas. Animales exóticos como las iguanas, por ejemplo, son algunos de los que han entrado en las casas de todo el mundo.

No obstante, el perro como el gato continúan siendo los favoritos. Esto se debe en parte a todos los años que estos animales llevan entre nosotros. Los canes, por ejemplo, han acompañado a los humanos desde cacerías primitivas generando una especie de simbiosis única. Los gatos también llevan siglos aunque el perro ha conseguido la prestigiosa denominación de ser “el mejor amigo del hombre”.

Así las cosas, tener una mascota para muchas personas es contar con otro miembro más de la familia. Además, en hogares de todo el mundo los animales cuentan con gran presencia. Para algunos, incluso, tener un perro o un gato es prácticamente una obligación que se va repitiendo con el paso de los años.

Por qué lloran los perros

Llorar no es solamente una emoción humana. Prácticamente todo el mundo ha visto a un perro lamentarse y mostrar su llanto. Pese a ello, un nuevo estudio ha presentado lo que podría ser toda una innovación en el estudio de los perros demostrando por qué lloran cuando ven a sus dueños.

Cuando un perro ve a su dueño tras unas horas o días es habitual que llore. Esto, según la Universidad de Azabu, se podría deber a una gestión de las emociones que trata de obtener un beneficio para el animal. Así, una investigación publicada en la revista especializada Current Biology expone que el llanto al ver a las personas se debe a su propia seguridad y que los humanos muestren mayor cuidado hacia ellos.

El equipo japonés encargado de la investigación ha estudiado la liberación de lágrimas en los perros tras ver a sus dueños. Para ello, se analizaban los cinco primeros minutos del can en su reencuentro tras siete horas separado del humano. Además, en una segunda prueba se comparaban las lágrimas antes y después de reuniones con personas conocidas. Por último, se comprobó el papel de la oxitocina, una hormona chuyos efectos potencia los lazos afectivos y el comportamiento maternal. Así, pudieron comprobar que depositando gotas de oxitocina en los ojos de los perros se aumentaba el volumen de lágrimas.

Gracias a estas lágrimas generadas los investigadores mostraron fotografías a distintas personas. Gracias a ello pudieron ver como los canes que lloraban obtenían entre un 10% y un 15% mayor de valoraciones positivas. Así las cosas, esto ayudó a los investigadores a creer que los perros lloran para conseguir que los humanos los cuiden.

Cabe destacar, además, que los investigadores también quieren seguir explorando las lágrimas de los perros. Una nueva línea, por ejemplo, tratará de saber si los perros también segregan estas cuando se encuentran entre la misma especie.

Fuente: Science Daily

Ir arriba