Construcciones y fachadas ecológicas

gf_261208_02

Por: Xavier Borràs
La nueva tendencia en jardinería y paisajismo se dirige en la dirección de integrar los espacios para que los mismos sean funcionales. En esta integración se busca acercar los espacios verdes a la casa e incorporarlos a nuestras construcciones. Los diseños paisajísticos se realizan teniendo en cuenta la distribución y uso de los ambientes para priorizar las vistas y la ubicación de las especies con perfume cerca de los accesos o ventanales. La tendencia también lleva a que las especies a utilizar sean, cada vez más, especies autóctonas: esto proporciona una buena integración del jardín en el entorno, a la par que optimiza el desarrollo y minimiza los problemas de mantenimiento y, sobre todo, el uso de agua, un bien cada vez más escaso.

Es esencial reconocer y fortalecer la cultura de un lugar, su historia, sus tradiciones e identidad únicas. Esto también se relaciona con la sostentabilidad. Al desarrollar nuevas maneras de diseñar edificios eficientes en el uso de la energía, hay valiosas lecciones para aprender de la tradición local. La sustentabilidad implica la viabilidad global unida al atractivo local, lo que significa que mientras los objetivos fundamentales pueden ser los mismos para las ciudades de todo el mundo, las formas y los espacios se relacionan muy específicamente con la cultura y el clima del lugar. Quizás se trate de pensar globalmente y actuar localmente.

Construcción eco verde

Esta tendencia se concreta también en la llamada “construcción eco verde”. Esto es, la construcción de casas y edificios cuyo diseño tiene muy en cuenta la sostenibilidad y, a la par, la integración del edificio con el entorno mediante el uso de cubiertas verdes (Green Roof) en los techos y terrazas, y muros verdes o jardines verticales en los muros exteriores o interiores, que además de sus beneficios ambientales aportan apreciables valores estéticos a la construcción.

Los sistemas de Green Roof y de muro verde presentes son sistemas modulares autoportantes pensados para instalaciones ligeras en fachadas y para jardines verticales domésticos autoportantes que no cuenten con paredes especialmente dimensionadas para soportar elevadas cargas. Las principales ventajas que este sistema ofrece se deben a su diseño modular que permite el fácil montaje, desmontaje y transporte. A su vez, las dimensiones del jardín vertical pueden ser variables en altura y anchura, con una profundidad aproximada de 25 centímetros entre el espesor del sustrato y el desarrollo de la masa vegetal.

Por su parte, el sistema GLT (Green Living Technologies) de jardín vertical consiste en un trasdosado de paneles aminoplásticos fijados sobre rastreles sobre el que se sitúa una fina capa sintética donde se fijan las raíces y circula la solución de riego hidropónica. El peso total del sistema saturado y plantado es de 35 kg.

La principal ventaja de este sistema es el mantenimiento: las plantas se plantan y sustituyen muy fácilmente, sin necesidad de afectar al resto del jardín. Las instalaciones discurren entre la capa de sustrato por lo que su instalación y la sustitución son muy sencillas.

El sistema está formado por paneles modulares de varios tamaños que se pueden solicitar en aluminio o acero inoxidable. Esta variedad de piezas permiten ejecutar formas complejas con mayor resolución que otros sistemas de paneles modulares. El sistema de plantación es sencillo, el sustrato se compacta en las celdas de los paneles y las especies vegetales se plantan mientras el panel permanece en posición horizonal. El sistema de riego por goteo se sitúa entre los paneles, el agua drena a través de toda la fachada y se recoge en la parte inferior.

gf_261208_03

gf_261208_04

gf_261208_05

gf_261208_08

gf_261208_012