La noticia más importante de la década y nadie habla de ello

Descubrimientos astronómicos, avances tecnológicos y hazañas médicas dieron esperanza a la humanidad, a la vez que le abrieron los ojos a nuevos horizontes. Sin embargo, problemas como el calentamiento global y la acelerada extinción de especies animales y vegetales, así como la sobreexplotación de recursos naturales marcaron los estudios y hallazgos realizados por científicos de todo el mundo.

De acuerdo a datos provisorios lanzados por la Organización Meteorológica Mundial en su reporte anual de estado del clima, el año 2019 cerró una década de temperaturas altas sin precedentes en los registros históricos. A eso se suma la reducción de los casquetes polares, el aumento de la polución atmosférica y eventos climáticos de alto impacto influenciados por actividades humanas. Todo un combo que no puede generar más que preocupación.

Así, la última década no sólo es la más cálida desde que existen registros meterológicos, sino que en el último año la temperatura global promedio estuvo 1.1 grados centígrados por encima de los niveles pre-industriales, peligrosamente cerca del límite de 1.5 grados que marca un posible cambio catastrófico. 

Desde 1980, cada década ha sido consecutivamente más cálida que la anterior. Los cinco años más templados de la historia registrada fueron los últimos cinco años, con el 2019 convirtiéndose en el segundo año más caliente jamás asentado. 

Durante la última década, investigadores climáticos han estado llenando vacíos en sus datos sobre temperaturas pasadas y modelos mejorados que están calibrados contra el pasado para predecir el futuro. Eso también ha llevado a mejores pronósticos del clima, gracias a datos más completos, mejor ciencia y computadores más potentes.

Hay más datos sobre la formación de nubes, precipitaciones, aguas subterráneas y lo que sucede debajo de las plataformas de hielo, dijo Gavin Schmidt, director del Instituto de Ciencias Espaciales de NASA-Goddard. Todo ese conocimiento básico proviene de diez años de teledetección excepcionalmente productivos.

El Ártico se está calentando más rápido que las latitudes más bajas, y esto está afectando los patrones de viento, especialmente la corriente en chorro. Investigadores dicen que un debilitamiento de esos vientos es parte de la razón por la cual tormentas como el huracán Harvey se estancan y el aire seco permanece en otros lugares durante semanas.

Kevin Trenberth, científico del clima en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado, ahora en año sabático en Nueva Zelanda, dijo que ha estado argumentando desde 2010 que los eventos extremos ahora están sucediendo en un entorno diferente.

Dado que hemos aumentado el carbono atmosférico de la tierra en más de 40%, los océanos son más cálidos, y el aire sobre el océano es más cálido y húmedo, y el nivel del mar ya es un poco más alto. Eso contribuye a que las tormentas sean más intensas, con lluvias más pesadas y prolongadas, como la gente evidenció con Harvey en Houston y Florencia en las Carolinas. Los climas secos del planeta se están volviendo más secos y, los húmedos, más húmedos.

El calentamiento global también está calentando los océanos del mundo, y esto tampoco es uniforme. Trenberth dijo y ahora pueden rastrear las olas de calor marinas, que están matando a los corales y la vida marina desde el Golfo de Maine hasta la Gran Barrera de Coral. Hace una década podían medir la temperatura del océano hasta 700 metros, dijo; ahora pueden rastrearlo a 2.000 metros. “Realmente podemos ver que el calor penetra en los océanos”. Los océanos han absorbido la mayor parte de la energía que ha quedado atrapada en la tierra por los gases de efecto invernadero añadidos. A algunos les preocupa que estén perdiendo su capacidad de amortiguar los efectos del calentamiento global.

Hace una década, ya había evidencia más que suficiente para justificar un esfuerzo por reducir las emisiones. Científicos llegaron a un consenso de que era hora de actuar. Pero una campaña de desinformación estaba creando una imagen diferente para el público en general, los piratas informáticos robaban correos electrónicos personales de los científicos, y varios blogueros y medios de comunicación lanzaban ataques personales contra ellos.

Para empeorar la situación, hubo una pérdida de confianza en toda la ciencia luego de la llamada crisis de replicación, en la cual las ciencias sociales fueron expuestas como contaminadas por resultados endebles y erróneos. Gran parte de la investigación nutricional establecida fue anulada, y muchos hallazgos médicos se consideraron imposibles de reproducir. Pero esto no tenía nada que ver con la física básica y bien establecida y la ciencia de la Tierra. La tabla periódica no se rompió, la electricidad aún funciona como se predijo y el pedestal de Einstein solo se ha elevado.

Fue en la década de 1800 que el matemático francés Joseph Fourier se dio cuenta de que nuestro planeta debería congelarse en la parte inferior al ecuador, considerando que orbita a una distancia de 150 millones de kilómetros del sol. No tomó mucho darnos cuenta de que la pequeña fracción de nuestra atmósfera compuesta de dióxido de carbono mantenía nuestro planeta caliente, y que sumarle sustancialmente lo haría mucho más cálido.

“Lo notable es lo que no ha cambiado” en los últimos 10 años, dijo Richard Alley, científico climático de Penn State. “El dióxido de carbono aumenta, la temperatura aumenta, el hielo se derrite y hay una migración de plantas y animales”.

Así, a los retos para la ciencia se agregan conseguir soluciones que redunden en un medio ambiente más sustentable, ya sea con el uso de tecnologías verdes o por el descubrimiento de procesos o acciones encaminadas a la sustentabilidad.

Que opinas?