Sabes cuanto contamina un email?

l dióxido de carbono, un gas incoloro, inodoro e incombustible que se encuentra en baja concentración en el aire, se genera, además de por algunos procesos naturales como la fermentación, al quemarse cualquier sustancia que contenga carbono, como los combustibles fósiles utilizados en infinidad de actividades humanas, como el transporte o la industria.

Los científicos consideran al CO2 como el principal gas que contribuye al cambio climático, o calentamiento progresivo del planeta, un proceso que podría generar catástrofes ambientales de todo tipo y efectos devastadores, como huracanes, tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, tormentas intensas, inundaciones, sequías.

Según la Agencia para el Medio Ambiente y el Control de la Energía (ADEME, según sus siglas en francés) un correo electrónico con un archivo adjunto de un ‘megaoctect’ (Mo), que leen varios usuarios durante cinco minutos, cada uno en su respectivo ordenador, puede generar el equivalente de 19 gramos de CO2.
Un ‘megaoctet’ equivale a un millón de ‘octets’. Un ‘octet’ es una unidad de información digital utilizada en informática y telecomunicaciones que equivale a ocho bits.

Para su investigación, la ADEME gala ha calculado el “coste energético” de la escritura y envío de correos electrónicos, siguiendo la cadena de producción y distribución, en su viaje desde el ordenador donde ha sido elaborado el e-mail, a través de los múltiples ordenadores del proveedor de Internet y las bases de datos que gestionan el tráfico de los envíos y recepciones, hasta llegar a sus destinatarios.

Todo este proceso tiene un costo más o menos preciso de energía, que va aumentando a medida que el e-mail aparece en distintas pantallas y equipos, cada uno de los cuales tiene su propio costo energético, en electricidad, entre otros factores.

“Enviar un correo con un fichero adjunto, como una foto, un documento en PDF u otro formato tiene un consumo energético más alto de lo que se imaginaba, incluyendo el costo de los materiales utilizados en todo el proceso de transmisión, cuya fabricación también ha consumido mucha energía”, explica el investigador Alain Anglade, ingeniero de la ADEME francesa.

La ADEME calcula que actualmente se transmiten unos 250,000 millones de correos electrónicos diarios, una cantidad en continuo crecimiento, que podría duplicarse para el año 2013.

Según el informe de la agencia gala, “reducir un 10 por ciento el envío de correos en una empresa de 100 trabajadores supone un ahorro de una tonelada de CO2 al año”.

Además, la investigación calcula que cada ‘internauta’ realiza una media de 949 búsquedas en Internet al año, lo cual significa que se emiten el equivalente a 9.9 kilos de CO2. Una buena utilización de los buscadores, que ahorre búsquedas, o de palabras claves precisas, permitiría ahorrar cinco kilos de CO2 al año, de acuerdo a la ADEME.

Su estudio también ha calculado el efecto de la lectura de un documento de 200 páginas transferido mediante un dispositivo USB de 512 megabytes. Si se calcula el tiempo de lectura de cada página en tres minutos y que cien personas leerán el documento completo, las emisiones relacionadas con la transmisión de dicho documento suponen el equivalente a 80 kilogramos de CO2.

Hace unos años la empresa Gartner, dedicada a efectuar análisis en el sector industrial, calculó que la actividad de la industria tecnológica genera a nivel global el mismo “gas de efecto invernadero” que las compañías aéreas de todo el planeta, alrededor de 2 por ciento de las emisiones de CO2.









COMENTARIOS

Recibe mas notas maravillosas como ésta

Suscríbete para recibir GRATUITAMENTE un resumen de nuestros mejores artículos.