Electrocutados y despellejados vivos, así es la cruel matanza de perros para confección de caros abrigos de piel

Advertencia: Las imágenes en video pueden herir la sensibilidad. Para conseguir la piel, los trabajadores utilizaban dos barras conectadas a la batería de un coche, con la que electrocutan a los perros. Para ello, les introducen una barra por la boca y la otra por el ano. La descarga paraliza a los animales pero no les mata, por lo que son despellejados mientras siguen con vida.

Una investigación encubierta logró documentar de forma gráfica el trato cruel que reciben estos pobres animales, que son electrocutados y despellejados vivos.

Activistas de Igualdad Animal y Last Chance For Animals pasaron tres semanas observando el tratamiento que recibían los perros mapache y los zorros en China, en concreto en dos granjas situadas en Shandong.

Estas granjas de perros y zorros destinan las pieles de estos animales a la confección de abrigos, etiquetados como «Asiatic raccoon». Los productos elaborados con las pieles de estos animales son vendidas, según denuncia Igualdad Animal, en las tiendas más lujosas de todo el mundo, sin que «la gente se dé cuenta de que están fabricadas de perro mapache –un cánido-, al igual que los perros domésticos».

Los activistas pudieron comprobar que los perros mapache estaban encerrados en jaulas poco más grandes que sus cuerpos, con el suelo cubierto de heces.

Algunos perros mapache «morían en cautividad y eran servidos como alimento a otros», denuncian, además de asegurar que «los que desarrollaban infecciones cutáneas graves eran vendidos para carne ya que su piel no sirve para fabricar prendas».

La investigación forma parte de la campaña internacional «Stop Moda Cruel» que Igualdad Animal y Last Chance For Animals han puesto en marcha para pedir a la industria de la moda que deje de vender pieles. La petición ya ha sido firmada por más de 120.000 personas. Junto a esta petición, sus páginas web incluyen dos videos: uno de estas granjas de perros mapache y zorros chinas y otro de granjas de conejos españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba