Sulky, un prototipo de coche electrico creado por un estudiante argentino

Un diseñador industrial argentino inventó un auto para dos personas cuyo objetivo principal es ser utilizado para el turismo. Además, el vehículo es super económico, ya que es eléctrico y también se abastece con energía solar.

Desde que ingresó a la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de San Juan, Matías Villalobos ya sabía cuál iba a ser el trabajo que presentaría en su tesis para recibirse de Diseñador Industrial. Pasaron los años y una vez que llegó la hora de presentar su propuesta ante los profesores, expuso su problemática y de inmediato le dieron el visto bueno.

‘El primer objetivo fue que el auto sea ecológico, que no contamine nada. Por eso decidí que el auto se alimente de energía eléctrica y también solar’, explicó el diseñador, quien agregó que otro aspecto fundamental fue apuntar al turismo, ‘para fomentarlo más, ya que no hay propuestas claras en lo que respecta al traslado de personas’.

En cuanto a su alimentación, Sulky es muy económico, ya que es eléctrico. Posee en uno de sus extremos un enchufe para conectarlo a 220 volt y también, en su techo, cuenta con una pantalla solar cuyos paneles fotovoltaicos captan la energía del sol y la mandan hacia una batería de litio que la almacena y luego la transforma en energía en mecánica. Luego, siguiendo el recorrido, llega hasta los motores ubicados en cada una de las ruedas, permitiendo el desplazamiento del auto, que también es ayudado por el pedaleo de las dos personas que están en su interior.

Sus materiales, aluminio ligero o fibra de carbono, vidrio, plástico y acrílico, fueron escogidos para lograr que Sulky sea lo más liviano posible. Y hasta sus colores tienen un porqué. Matías explicó que ‘los colores fueron seleccionados con la intención de diferenciar las partes de este vehículo. Estructura principal por un lado, piezas secundarias por otro, partes flexibles y piezas componentes’.

El diseñador contó que tomó el color negro para la estructura principal y algunas piezas secundarias, mientras que para la trompa, los parantes, la tapa sostén trasera, los brazos traseros, las puertas y otras piezas adicionales, se aplicó el color gris plata.

Y el color bordó fue elegido, según Matías, principalmente para marcar una de las piezas más importantes de este vehículo, como es el cilindro maestro que une las piezas de la estructura. En tanto que a las butacas, parte del volante y a las masas de las ruedas se les dio el mismo color. De todas maneras, pueden añadirse otras combinaciones de colores, que pueden ser tomados por la empresa de turismo o como opción de fabricación.

Sulky, que mide 1,65m de alto, unos 2,50m de largo y 1,70m de ancho, tiene algunos detalles acordes a los tiempos modernos. Posee WiFi y también un GPS especial, capacitado para ubicar los principales destinos turísticos. También una especie de mochila en la parte trasera que permite guardar un pequeño equipaje. En fin, un auto económico, liviano, de bajo costo y práctico. Cien por ciento diseñado para el turismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba