Ecuador pide al mundo una recompensa «verde» por no explotar su petróleo

Ecuador intenta venderle al mundo una innovadora propuesta para que en sus mayores reservas de crudo ubicadas en el Parque natural Yasuní, se alce, en lugar de torres de perforación, una bandera verde con la advertencia: «crudo en tierra, medio ambiente a salvo».

Este proyecto que Ecuador viene defendiendo desde el 2007, será presentado en los próximos días en Polonia, donde se desarrolla desde principios de diciembre la conferencia de la ONU sobre el clima, como una iniciativa más para contribuir a la lucha contra el calentamiento climático.

A pesar de su dependencia del petróleo, el pequeño país andino quiso calar en la conciencia ecológica con una iniciativa considerada por otras naciones como revolucionaria: una millonaria compensación a cambio de que 920.000 millones de barriles de crudo no sean extraídos y, en consecuencia, no contaminen el ambiente.

«Esta es una propuesta única y pionera, porque tiene en cuenta factores que están con la agenda mundial de la época», se felicita el ex ministro de Exteriores Francisco Carrión, comisionado por el gobierno para promocionar el llamado proyecto ITT. Las siglas corresponden a los campos Ishpingo-Tiputini-Tambococha (ITT) en la selva de la Amazonia, que reúnen la mayor riqueza petrolera de Ecuador aún sin explotar.

Ubicados en la principal reserva ecológica del país, en el Parque Yasuní, estos yacimientos son el dilema para un gobierno que al mismo tiempo que se considera ecológico, integra la OPEP y se financia con la venta del petróleo, cuya explotación es muy perjudicial para el medio ambiente.

«No hay peor enemigo para el medio ambiente que la pobreza», afirma con insistencia el presidente Rafael Correa al ilustrar el impacto que tienen para la conservación ecológica la deforestación, la minería artesanal y otras actividades a las que se lanzan muchos pobres.

Pero Correa asegura estar «dispuesto a sacrificar» parte de los 700 millones de dólares que, según sus cálculos, obtendría al año por la explotación del ITT si por lo menos recibe la mitad en donaciones.

«Con esto queremos contribuir a mitigar el cambio climático porque no se deforestaría una zona rica en biodiversidad; no se quemarían 920.000 millones de barriles de petróleo y, sobre todo, se protegerían los derechos de los grupos indígenas que habitan el Yasuní», justificó Carrión.

Ubicado a unos 300 km de Quito, este parque de 950.000 hectáreas fue declarado refugio del pleistoceno (fósiles con organismos biológicos modernos) y reserva mundial de biosfera por la UNESCO en 1989.

En la zona habitan los últimos indígenas nómadas de Ecuador, los Taromenane y Tagaeri, que se desplazan como fantasmas por una zona protegida de 700.000 hectáreas de bosque húmedo que cuenta también con más de 500 especies de aves y 173 de mamíferos.

Ninguna autoridad tiene un cálculo fiable sobre el tamaño de la población. Los pocos rastros que dejan a su paso, como lanzas cruzadas adornadas con plumas y utensilios, constituyen las únicas pruebas de que todavía subsisten, dijo en 2007 a la AFP Alejandra Rivas, directora de un programa privado para la protección de los pueblos en aislamiento voluntario.

En su intento por conservar las riquezas naturales del Yasuní, Ecuador ha lanzado una campaña internacional para reunir los primeros 350 millones de dólares antes de que expire el año, un plazo susceptible de ser ampliado ante las muestras de apoyo, según Carrión.

Quito creó un fideicomiso para las contribuciones voluntarias y evalúa emitir unos Certificados de Garantía Yasuní para que sean eventualmente comercializados en el mercado europeo de bonos de carbono, es decir, un programa para reducir las emisiones contaminantes, explicó.

Los países suscriptores del Protocolo de Kioto que excedan su límite de contaminación podrían adquirir esos papeles y así Ecuador lograría su meta ambiental sin sacrificar sus ingresos, añadió.

Agencias

1 comentario en “Ecuador pide al mundo una recompensa «verde» por no explotar su petróleo”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba